“La arquitectura moderna no es un estilo, sino una forma de vida”.
Marcel Breuer.

miércoles, 2 de septiembre de 2015

NUESTRO PATRIMONIO ARQUITECTÓNICO MODERNO SE VA ESFUMANDO…




Después de varios meses en una estadía prolongada en la ciudad de Trujillo tuve que venir a Lima por unos días y aproveché en pasar por las viviendas y edificaciones que había identificado en años anteriores como parte de mis trabajos de investigación.

Paralelamente recibí información sobre la próxima demolición del Edificio Real, edificio por el cual el arquitecto Manuel Villarán recibió el premio Tecno-Química del año 1960. En una publicación en la página de Facebook de La Forma Moderna en Latinoamérica, gentilmente una seguidora nos indica que ya han desocupado el edificio en un 50%. Al parecer seguirá la misma suerte que el Edificio de Departamentos en la calle Juan de Aliaga, otra maravilla arquitectónica “peruano-moderno”.



Para el 2009 reportamos la demolición de una de las casas proyectada por los arquitectos Alfredo Baertl M. y Juan Velasco G. en la av. Sergio Bernales - Surquillo. Esta magnífica vivienda fue reemplazada por “un edificio más” producto de un fenómeno inmobiliario que experimentó la ciudad de modo desordenado, generando caos y logrando de Lima una ciudad cada día más invivible.


En Miraflores, otro edificio multifamiliar se construyó en una de las casas que proyectó el arquitecto Miguel Forga, el mismo arquitecto que proyecto con el arq. Celso Prado el Edificio Bellevue en la av. José Pardo, aquel edificio que fuera considerado el mejor proyecto de 1966. En el que actualmente han disimulado sus grandiosas cáscaras de concreto para convertirlo en un supermercado.



Adiós Edificio Limatambo, es probable que su reemplazo sea otro "edificio biselado".



En este breve paseo realmente he constatado que la ciudad va creciendo verticalmente, pero a un ritmo vertiginosamente devastador en términos urbanos. Si es que hay algún planeamiento previo, este no está funcionando adecuadamente y lo vemos reflejado en el tráfico vehicular y aún más en esas ganas de querer “bicicletizar” a sus habitantes. En la av. Dos de Mayo en San Isidro es un absurdo la ciclovía que actualmente estrecha el embudo vehicular para dejar pasar un par de bicicletas cada 20 minutos.... si es que pasan?

http://www.nitro.pe/el-urbano/12925-san-isidro-autos-invaden-ciclovia-en-la-avenida-dos-de-mayo.html
No he pasado por la costa verde y espero no tener que hacerlo, luego de ver una foto de como quedó después del terremoto de 1940, creo que no hemos aprendido nada. La consistencia de los acantilados, conformado por arcilla y piedras canto rodado es una amenaza latente tanto a los nuevos edificios en la zona alta como aquellos que están a nivel del mar. Esas redes colocadas son para impedir la caída de las piedras, pero que pasaría en un terremoto??? Sólo quedará el lugar de la memoria???



Imagino que la vorágine constructiva que seguiremos experimentando terminará por extinguir gran parte de la obra moderna en nuestras ciudades. No obstante, aún nos queda trabajo por hacer en recopilar información que permita trascender a la adversidad para estudios posteriores por parte de nuestros alumnos y las generaciones futuras.



PD.
Me preocupó ver tapada la fachada de la casa del arquitecto Larrañaga en Miraflores